Más allá del reciclaje: en el camino hacia cero residuos

Publicado originalmente en el Huffington Post hace unos meses, esta introducción a los estudios de caso de desperdicio cero en GAIA En el camino hacia el desperdicio cero: éxitos y lecciones de todo el mundo contiene algunas ideas cruciales sobre cómo ir más allá del reciclaje.

El desperdicio cero es tanto un objetivo como un plan de acción. El objetivo es proteger y recuperar los escasos recursos naturales poniendo fin a la eliminación de desechos en incineradoras, vertederos y vertederos. El plan abarca la reducción de residuos, compostaje, reciclaje y reutilización, cambios en los hábitos de consumo y rediseño industrial. La premisa es que si un producto no se puede reutilizar, convertir en abono o reciclar, simplemente no debe producirse en primer lugar.

Igual de importante, cero residuos es una revolución en la relación entre los residuos y las personas. Es una nueva forma de pensar sobre la protección de la salud y la mejora de la vida de todos los que producen, manipulan, trabajan o se ven afectados por los desechos, es decir, todos nosotros.

Las estrategias de cero residuos ayudan a las sociedades a producir y consumir bienes respetando los límites ecológicos y los derechos de las comunidades. Las estrategias garantizan que todos los materiales desechados se devuelvan de forma segura y sostenible a la naturaleza o a la fabricación en lugar de las materias primas. En un enfoque de desperdicio cero, desperdicio Management no se deja solo en manos de políticos y expertos técnicos; más bien, todos los afectados, desde los residentes de los barrios ricos hasta los trabajadores del sector público, privado y del sector informal que manipulan residuos, tienen voz.

Practicar el desperdicio cero significa avanzar hacia un mundo en el que todos los materiales se utilizan en su máximo potencial, en un sistema que prioriza simultáneamente las necesidades de los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente. Es muy parecido a establecer objetivos de cero defectos para la fabricación o objetivos de cero lesiones en el lugar de trabajo.

El desperdicio cero es ambicioso, pero no imposible. Tampoco es parte de un futuro lejano. Hoy, en pueblos pequeños y grandes ciudades, en áreas ricas y pobres, en el Norte y el Sur globales, las comunidades innovadoras están logrando un progreso real hacia el objetivo de cero residuos. Cada comunidad es diferente, por lo que no hay dos programas de desperdicio cero que sean idénticos, pero los diversos enfoques juntos crean algo más grande que la suma de sus partes: la protección de la tierra y las riquezas naturales que se encuentran debajo, sobre y sobre ella. Aquí hay algunos ejemplos de lo que está funcionando:

* A través de incentivos y un amplio alcance público, San Francisco ha reducido sus desechos al vertedero en un 77 por ciento, la tasa de desviación más alta en los Estados Unidos, y está en camino de alcanzar el 90 por ciento para 2020;

* Un servicio de recolección puerta a puerta operado por una cooperativa de casi 2,000 recicladores de base en Pune, India, que ahora forma parte del gestión de desechos sistema: desvía suficientes desechos para evitar 640,000 XNUMX toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero al año;

* Los estándares e incentivos agresivos tanto para las personas como para las empresas en la región de Flandes en Bélgica han logrado una desviación del 73 por ciento de los desechos residenciales, la tasa regional más alta de Europa;

* En Taiwán, la oposición de la comunidad a la incineración empujó al gobierno a adoptar metas y programas para la prevención y el reciclaje de desechos. Los programas tuvieron tanto éxito que la cantidad de desechos disminuyó significativamente, incluso cuando la población aumentó y la economía creció;

* Un movimiento anti-incinerador en la provincia española de Gipuzkoa llevó al adopción de de los servicios de recolección de residuos puerta a puerta en varias ciudades pequeñas, que desde entonces han reducido la cantidad de residuos que van a los vertederos en un 80 por ciento;

* En Filipinas, un enfoque participativo de abajo hacia arriba ha demostrado que las comunidades tienen la capacidad de resolver sus propios problemas de gestión de residuos;

* Un enfoque en productos orgánicos en Mumbai, India y La Pintana, Chile ha producido valor real a partir de la porción más grande y problemática de desechos municipales de las ciudades;

* En Buenos Aires, Argentina, los recicladores de base se enfocaron en las cooperativas y tomaron acción política colectiva. Como resultado, la ciudad comenzó a separar los desechos en la fuente, un paso esencial hacia su objetivo de desviar el 75 por ciento para 2017.

Si bien pocas ubicaciones reúnen todos los elementos de un plan integral de desperdicio cero, muchas tienen en común una filosofía impulsada por cuatro estrategias principales:

1. Alejarse de la eliminación de desechos: Zero Waste aleja a las sociedades de la eliminación de desechos al establecer objetivos y fechas para reducir los desechos que van a los vertederos, abolir la incineración de desechos, establecer o aumentar las tarifas de los vertederos, alejar los subsidios de la eliminación de desechos, prohibir los productos desechables y otras acciones. Las políticas gubernamentales que promueven estas intervenciones son más sólidas cuando incentivan la participación comunitaria e incorporan los intereses de los trabajadores de residuos.

2. Apoyar programas integrales de reutilización, reciclaje y tratamiento orgánico.: Cero desperdicio consiste en crear un ciclo cerrado para todos los materiales que utilizamos: papel, vidrio, metales, plástico y alimentos, entre ellos. Dicho sistema opera separando los desechos en su origen para reutilizar, reparar y reciclar materiales inorgánicos y compostar o digerir materiales orgánicos. La recolección separada de materia orgánica asegura un flujo de material limpio y de alta calidad que, a su vez, permite la creación de productos útiles (compost y biogás) a partir de la mayor parte de los desechos municipales.

3. Involucrar a las comunidades: Zero Waste se basa en la democracia y una fuerte acción comunitaria para dar forma a la gestión de residuos. Un proceso de consulta inicial prolongado puede dar sus frutos con un mejor diseño y mayores tasas de participación. Los residentes deben participar activamente en los programas consumiendo de manera sostenible, minimizando los desechos, separando los desechos y haciendo abono en casa.

Un programa de desperdicio cero exitoso también debe ser inclusivo. Los sistemas inclusivos de cero residuos garantizan que los programas de recuperación de recursos incluyan y respeten a todos los involucrados en la conservación de recursos, especialmente a los recicladores informales cuyos medios de vida dependen de los materiales desechados. Los trabajadores que manejan los desechos deben estar completamente integrados en los procesos de diseño, implementación y monitoreo, ya que en última instancia hacen que el sistema funcione. En algunas comunidades, donde los trabajadores de residuos provienen de poblaciones históricamente excluidas, esto puede requerir poner fin a prácticas discriminatorias de larga data.

4. Diseñando para el futuro: Cero desperdicio enfatiza el uso eficiente de los recursos; procesos de fabricación y reciclaje seguros para proteger a los trabajadores; durabilidad del producto; y diseño para desmontaje, reparación y reciclaje. Una vez que las comunidades comienzan a implementar prácticas de cero residuos, la fracción residual, la que queda porque es demasiado tóxica para ser reciclada de manera segura o está hecha de materiales no reciclables, se vuelve evidente, y los errores e ineficiencias de diseño industrial pueden ser estudiado y corregido.

La reducción o sustitución de materiales tóxicos, la reducción de envases y la compra ambientalmente preferible son algunas estrategias importantes.

Cada una de las comunidades analizadas en estos estudios de caso está disfrutando de importantes beneficios ambientales, climáticos, sociales, económicos y de saneamiento como resultado de sus movimientos hacia cero residuos. Juntos, los éxitos ofrecen modelos a partir de los cuales todos podemos construir, independientemente del contexto. Aprendamos todos lo que es ambientalmente posible y comencemos a convertir las posibilidades en realidad.

Esta semana, Other Worlds lanza la serie de blogs "Posibilidades ambientales: Cero desperdicio", que presenta nuevas formas de pensar, actuar y dar forma a las políticas gubernamentales. Cada semana, destacamos una historia de éxito en el movimiento Cero Residuos, extraída del informe. En el camino hacia el desperdicio cero: éxitos y lecciones de todo el mundo según el Alianza Global para Alternativas a Incineradores (GAIA). GAIA es una poderosa alianza mundial de más de 650 grupos de base, organizaciones no gubernamentales e individuos en más de 90 países. Su objetivo colectivo es un mundo justo, libre de tóxicos y sin incineración. Other Worlds se complace en promover el trabajo de GAIA y las comunidades organizadas con las que trabaja, y espera que las historias lo inspiren a usted y a otros a comenzar a mover su hogar, pueblo o ciudad, nación y planeta hacia cero desechos. Esta introducción a cero residuos es la primera de una serie de diez partes sobre éxitos y lecciones de cero residuos. Las siguientes semanas contarán con historias inspiradoras sobre logros con cero residuos en San Francisco y recicladores en India, seguidas de historias adicionales de todo el mundo.

Esta introducción a cero residuos es la primera de una serie de 10 partes sobre éxitos y lecciones de cero residuos. Las siguientes semanas cuentan con historias inspiradoras de todo el mundo. ¡Vuelve regularmente para conocer los blogs más recientes!

Visite el sitio web de GAIA aquí y descargue el informe completo aquí.
Lea más de Otros mundos aquí, y síganos en Facebook y Twitter!

Copyleft GAIA. Puede reimprimir este artículo en su totalidad o en parte. Por favor, acredite cualquier texto o investigación original que utilice a GAIA.Siga a Beverly Bell en Twitter: www.twitter.com/Otros_Mundos