Sobre nosotros

Nuestra red se basa en el conocimiento comunitario profundamente arraigado de nuestros miembros y la experiencia local de nuestras comunidades regionales. Operando desde un lugar de conectividad y confianza, podemos intercambiar el conocimiento y las herramientas transfronterizas necesarias para crear un movimiento verdaderamente global que ponga fin a la contaminación por residuos.

La misión de GAIA es catalizar un cambio global hacia la justicia ambiental mediante el fortalecimiento de los movimientos sociales de base que promueven soluciones a los desechos y la contaminación. Visualizamos un mundo justo, sin desperdicios, construido sobre el respeto de los límites ecológicos y los derechos de la comunidad, donde las personas están libres de la carga de la contaminación tóxica y los recursos se conservan de manera sostenible, no se queman ni se tiran.

Nuestro trabajo

GAIA tiene como objetivo impulsar una transición desde nuestra economía lineal y extractiva actual hacia un sistema circular que respalde el derecho de las personas a un medio ambiente seguro y saludable. Esto implica luchar contra la contaminación y crear soluciones regenerativas en las ciudades a través de campañas locales, cambios en las políticas y finanzas, iniciativas de investigación y comunicación y creación de movimientos. Trabajamos en cuatro puntos principales de intervención: incineración, basura cero, plástico y clima.

NUESTRA HISTORIA

Nuestro historial demuestra el poder de las soluciones de base para avanzar en los derechos y bienestar de las comunidades, especialmente de las más vulnerables a los impactos de la contaminación y de la explotación.

Los miembros de GAIA son especialistas de la resiliencia

Estamos comprometidos a ser una red global con personal local que trabaja en sus regiones. Si eres un practicante de la resiliencia, ¡te queremos a bordo, estés donde estés!

El trabajo de GAIA está firmemente arraigado en las necesidades de la comunidad. Si tienes alguna pregunta o solicitud, no dudes en contactarnos.