Puede decirse que la ciudad de Rafaela es una rara avis en el mundo del manejo de residuos. En el año 2003, cuando el municipio decidió cerrar el antiguo basural a cielo abierto, inició un nuevo camino hacia la recuperación de los residuos urbanos que sostiene y mejora ininterrumpidamente hasta hoy. A fuerza de persistencia, creatividad, transparencia y un desarrollo institucional que posibilitó la continuidad y la evolución del programa, Rafaela ha ido sentando las bases para recuperar cada vez más y disponer cada vez menos residuos.

Descarga el caso AQUÍ