El metano importa: un enfoque integral hacia la mitigación del metano

Se requiere un esfuerzo a nivel internacional para que las emisiones de metano disminuyan significativamente a escala mundial, y en los tres sectores que más emisiones generan : agricultura, energía y residuos. Según la Evaluación Mundial del Metano (GMA) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las emisiones de metano deberían reducirse en al menos un 45% durante esta década, la cual es decisiva para la acción climática.

La basura plástica está aumentando globalmente y según las tasas actuales de producción, se estima que el plástico aumentará al doble en los próximos veinte años. A la luz de la crisis global del plástico, tecnologías como transformar los residuos de plástico en combustible quemándolo, son promocionadas como circulares, buenas para el medio ambiente, y sostenibles, cuando en realidad se trata de todo lo contrario.

El uso o desarrollo de estándares sobre la biodegradabilidad en ambientes abiertos o en el ambiente
marino, ya que no se deben diseñar los plásticos para su degradación en la naturaleza. Los esfuerzos para
desarrollar métodos de prueba y verificación ambientalmente robustos distraerían de las soluciones que
deben darse en las etapas iniciales de la producción.

La responsabilidad extendida del productor (REP) consiste en políticas que buscan mejorar el desempeño
medioambiental y social de los productos responsabilizando a los productores y a los dueños de las marcas por el
ciclo de vida completo de sus productos.

La transición de una economía supeditada al plástico hacia una economía circular de basura cero requiere una
efectiva movilización y asignación de recursos financieros.

Tres años después de que la COP14 del Convenio de Basilea adoptara las enmiendas sobre el comercio de residuos plásticos que entraron en vigor en enero de 2021, la situación del comercio mundial de residuos plásticos ha cambiado. Sin embargo, esto continúa siendo una fuente de injusticia ambiental, ya que las comunidades y los ecosistemas de los países importadores asumen una parte desproporcionada de la carga tóxica derivada del vertido, la quema y el reciclado no ecológico de los residuos plásticos.

Desde los años 50, la producción mundial de plásticos aumentó más de 20 veces y todo indica que será duplicada en 2034, si no se toman medidas para regular el ciclo de vida completo desde la concepción y diseño de los productos plásticos.

¿Qué debe hacer el Tratado global de plásticos de la UNEA para controlar su ciclo de vida completo? ¿Qué pasa con el movimiento reciclador con el reconocimiento formal a su trabajo dentro del tratado?

Las falsas soluciones a la crisis de la contaminación por plástico. Más detalles sobre los negocios que pretenden acabar con la contaminación.