Estos  cinco principios de Recuperación justa se alinean con la promoción de #BreakFreeFromPlastic para lograr un cambio sistémico y una nueva normalidad. 

La crisis del Covid-19 ha confirmado la urgencia de unirnos como una comunidad global. En este momento de la historia, el mundo se está dando cuenta realmente de lo interconectados y dependientes que somos unos de otros. Si bien esta crisis ha puesto en evidencia las injusticias sistémicas generalizadas en todas las esferas de la sociedad, tenemos la oportunidad -y la responsabilidad- de alinearnos en torno a los siguientes principios de Recuperación Justa para alcanzar un mejor futuro. 

  1. Priorizar la salud de las personas y del planeta

Se debe proteger la salud pública priorizando los trabajadores de primera línea, las comunidades (más desprotegidas) y las poblaciones vulnerables. Los ambientes y los derechos humanos de los países impactados y sus comunidades no se pueden comprometer ante los intereses de los negocios de la élite global. 

  1. Invertir en soluciones, no en fondos de rescate

Dejar de dar prioridad y deshacerse de las industrias extractivistas y sus ciclos de auge y caída. Hacer una transición de la fuerza laboral hacia economías sustentables con programas de capacitación gratis. Los fondos de rescate se deben invertir en resiliencia comunitaria, no en intereses corporativos. 


  1. Reemplazar sistemas de un solo uso por unos sustentables 

Los artículos de un solo uso se deben reemplazar con sistemas sustentables de entrega de productos. Se deben eliminar los costos externalizados desde la extracción hasta su disposición.

  1. Exigir responsabilidad a las compañías y los gobiernos

La responsabilidad corporativa y la rendición de cuentas debe ser consistente en todas las regiones donde las compañías hacen negocios. Las políticas gubernamentales deben asegurar que los países gestionen sus propios residuos. Las políticas se informan a través de científicos. 

  1. Involucrar a las comunidades impactadas

Apoyar los esfuerzos comunitarios para que las industrias se hagan responsables de sus impactos. Los legisladores deben medir y monitorear las emisiones y los impactos a la salud. Las políticas que impactan a las comunidades deben responder por sus impactos en ellas.