Docenas de iniciativas trabajan en la construcción de una nueva generación de “incineradoras tóxicas encubiertas” en distintas partes del mundo. Estas, son incineradoras con nombres como gasificación, pirólisis y arco de plasma que son promocionadas por las empresas de residuos como empresas “seguras” y “verdes” para la salud de la  comunidad y el medioambiente. Muchas de las compañías incineradoras actuales señalan que pueden convertir en forma segura, rentable,  sustentable, cualquier tipo de material como residuos, desechos médicos, forestales y residuos peligrosos, en electricidad y combustible. Algunas compañías llegan al punto de decir que su tecnología es “cero emisión” o “libre de contaminación” y no incineración. Basados en estas demandas injustificables, demandan subsidios climáticos y para energía renovable, y así abaratar los altos costos de sus iniciativas.

A pesar de sus demandas, estas tecnologías han fallado en reiteradas ocasiones donde se han hecho pilotos. Además de ser caras y no producir la energía que prometen, todas estas incineradoras llamadas de “residuos para energía” emiten dioxinas y otros contaminantes dañinos al aire, suelo y agua y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos y la Unión Europea siguen definiéndolos como incineración.

Los miembros de GAIA trabajan para derribar el mito de “residuo  a energía” y promover soluciones reales de basura cero y energía limpia. Queremos ahorrar los fondos climáticos para soluciones reales, y no para energía sucia disfrazada de renovable.

News and Current Campaigns

El ocaso temprano del más moderno incinerador … y ... La incineración de residuos -tecnología que quema los residuos como tratamiento final y genera energía con altos costos sociales, económicos y ambien...
El peso de los datos condena la Gasificación Desde la Segunda Guerra Mundial, los intentos por gasificar residuos sólidos municipales (RSM) han fracaso en forma consistente. Procesar los residuos...