Materiales tóxicos

Los materiales tóxicos se encuentran en todas partes, desde los metales pesados en artículos electrónicos como los retardantes de llama en muebles y ropa, los plaguicidas en nuestros alimentos, y las sustancias químicas nocivas en los plásticos.

Habitualmente se usan químicos dañinos como aditivos en productos de consumo masivo. Algunos de estos químicos se reconocen como peligrosos, y sin embargo, los sistemas regulatorios vigentes permiten que sigan entrando a nuestros hogares en diversos productos. Lo peor de todo es que no tenemos ni la menor idea de qué impacto tienen estas sustancias químicas en nuestra salud y el ambiente.

Los datos son impactantes. De los más de 100.000 químicos sintéticos que utilizamos hoy en día, solo unos pocos han sido estudiados para evaluar su efecto sobre la salud humana. Dado que estamos expuestos a más de uno por vez, es asombroso que ninguno haya sido estudiado para conocer qué efecto tienen sobre nosotros cuando se combinan con otros.

Los materiales tóxicos se encuentran en todas partes, desde los metales pesados en artículos electrónicos como los retardantes de llama en muebles y ropa, los plaguicidas en nuestros alimentos, y las sustancias químicas nocivas en los plásticos. Por ejemplo, los productos con PVC (cloruro de polivinilo) son evitables y son peligrosos para nuestra salud y el ambiente de principio a fin (en las fábricas, el hogar y la basura) ya que liberan sustancias químicas tóxicas asociadas al cáncer y malformaciones congénitas durante toda su vida útil. 

La mejor solución para enfrentar la crisis mundial de la basura es, sencillamente, producir  Basura Cero. Sin embargo, no podemos lograr este objetivo si los productos que creamos y utilizamos están contaminados con materiales tóxicos. Más allá de cuántas veces los reutilicemos o los reciclemos, si nuestros productos son tóxicos, igual nuestro organismo terminará contaminado en un ambiente contaminado.

Sin embargo ¡sigue habiendo esperanza! Esa situación es totalmente evitable. Las empresas pueden reemplazar estos productos químicos por alternativas más seguras, pero la acción voluntaria de algunas empresas no es suficiente para eliminar las sustancias químicas peligrosas del mercado. Nuestros gobiernos tienen la responsabilidad de proteger la salud pública asegurando que todos los productos se fabriquen de modo que sean seguros para el ambiente y la salud humana.

La Producción Limpia es una forma de producir materiales no tóxicos de manera segura y sustentable. Es una estrategia vital que ha sido aplicada con éxito en muchas industrias. Otras dos estrategias clave son reducir el consumo excesivo de productos y hacer responsables a los productores durante toda la vida útil del producto mediante la extensión de la responsabilidad el productor.



members sign in